espiritualidad

otro Ángel muy especial


Hemos extractado un comentario con fecha y hora, ocultando nombre y mail para preservar la privacidad del autor y se relaciona con esos ángeles tan especiales que siempre están presentes en nuestras vidas, lo compartimos contigo, que visitas siempre este blog o recibes nuestros escritos.

26/08/2010 at 10:53 pm

Siempre he tenido una “afinidad” especial con lo que solemos llamar animales, desde mi más tierna infancia.

Realmente y a pesar de haber leído y tenido muchas experiencias con los ángeles, nunca había llegado a mi la información de la evolución angélica como la planteas en este texto. Si lo presentía porque hay un ser muy especial que llegó a mi familia hace ya más de 7 años.

Me gustaría compartirlo con vos y con los que quieran leerlo.

Ella se llama Huilén y es una gatita siamesa que llego con su pareja (el gatito falleció hace ya unos años) a la casa de mi madre.

Tenía su casa, pero su cuidadora (porque la palabra dueño no me parece la adecuada) no le brindaba ni el amor ni los cuidados básicos. Mi tía (que sufre una discapacidad desde su ACV hace varios años) los adoptó y ellos a ella, ellos reavivaron y transformaron su vida. Creci siempre con un gato y una perrita, pero debo reconocer que los gatos nunca habían sido demasiado afines a mí (a pesar de que han sido parte de mi familia gatitos muy especiales). Yo descubrí realmente a Huilén el verano pasado. Había padecido una depresión mayor durante cuatro años y en ese momento estaba en (tal vez) mi peor momento, Huilén había tratado de acercarse a mi incontables e incansables veces. Pero esta vez su contacto fué tan directo y explícito que no pude dejar de verlo.

Era el unico ser que en mis peores momentos y sin que la llamara se acercaba a mi habitación, maullaba de una manera especial (porque sus maullidos varían según el caso, lo cual es por lo menos gracioso) pidiéndome subir a mi cama, y ahi se quedaba, mirándome primero y recostandose a mi lado todo el tiempo que fuea necesario. Yo se que cuando uno esta enfermo se generan a nuestro alrededor energías que no son muy positivas y evidentemente mi habitación estaba impregnada del dolor y los pensamientos que tenía en esos años.

Cuando estaba en otro lugar de la casa Huilén se metía en mi cuarto y tenía verdaderas batallas campales con las “energías” que estaban en el lugar, hasta llegué a verla maullando enojada a los gritos contra el mismo rincón de la habitación. En determinado momento y después de probablemente absorver más energía negativa de la que podía procesar su cuerpo, se enfermo. No habia medicamentos ni tratamientos que funcionaran, ya había dejado de comer, y me miraba con ojos mansos.

Un día desesperada por ayudarla consulté a alguien que sabe bastante de remedios naturales y me pasó una receta, la cual lleve a la práctica, ese día m familia y yo pensamos que no se iba a recuperar, pero hubo un momento en que me miro y yo senti que me conecte con su ser, algo en ella me dijo “yo doy la vida por vos”, eso me sacudió el cuerpo.

Se que los pedidos metafísicos no debemos repetirlos, pero me siento autorizada a hacerlo, pedí la ayuda de los angeles para sanarla, agradecí y me senti segura de que ellos actuarían para ayudarla si es que ese era su destino. A la mañana siguiente estaba perfectamente de salud. Desde ese momento mi relación con ella ha sido diferente, yo le hablo y ella se que comprende la intención de mis palabras, y cuando estoy en un lugar que despues descubro que no es bueno para mi, Huilén no para de llamarme y guiarme para que salga de ahí. No sé si ella podría catalogarse como Shary, lo que si se es que es una gata guerrera y que seguramente su próxima vida la encuentre en otro escalón. Gracias a la autora y a todos sus lectores.

Siempre he tenido una “afinidad” especial con lo que solemos llamar animales, desde mi más tierna infancia.

Realmente y a pesar de haber leído y tenido muchas experiencias con los ángeles, nunca había llegado a mi la información de la evolución angélica como la planteas en este texto. Si lo presentía porque hay un ser muy especial que llegó a mi familia hace ya más de 7 años. Me gustaría compartirlo con vos y con los que quieran leerlo. Ella se llama Huilén y es una gatita siamesa que llego con su pareja (el gatito falleció hace ya unos años) a la casa de mi madre. Tenía su casa, pero su cuidadora (porque la palabra dueño no me parece la adecuada) no le brindaba ni el amor ni los cuidados básicos.

Mi tía (que sufre una discapacidad desde su ACV hace varios años) los adoptó y ellos a ella, ellos reavivaron y transformaron su vida. Creci siempre con un gato y una perrita, pero debo reconocer que los gatos nunca habían sido demasiado afines a mí (a pesar de que han sido parte de mi familia gatitos muy especiales).

Yo descubrí realmente a Huilén el verano pasado. Había padecido una depresión mayor durante cuatro años y en ese momento estaba en (tal vez) mi peor momento, Huilén había tratado de acercarse a mi incontables e incansables veces. Pero esta vez su contacto fué tan directo y explícito que no pude dejar de verlo. Era el unico ser que en mis peores momentos y sin que la llamara se acercaba a mi habitación, maullaba de una manera especial (porque sus maullidos varían según el caso, lo cual es por lo menos gracioso) pidiéndome subir a mi cama, y ahi se quedaba, mirándome primero y recostandose a mi lado todo el tiempo que fuea necesario. Yo se que cuando uno esta enfermo se generan a nuestro alrededor energías que no son muy positivas y evidentemente mi habitación estaba impregnada del dolor y los pensamientos que tenía en esos años.

Cuando estaba en otro lugar de la casa Huilén se metía en mi cuarto y tenía verdaderas batallas campales con las “energías” que estaban en el lugar, hasta llegué a verla maullando enojada a los gritos contra el mismo rincón de la habitación.

En determinado momento y después de probablemente absorver más energía negativa de la que podía procesar su cuerpo, se enfermo. No habia medicamentos ni tratamientos que funcionaran, ya había dejado de comer, y me miraba con ojos mansos. Un día desesperada por ayudarla consulté a alguien que sabe bastante de remedios naturales y me pasó una receta, la cual lleve a la práctica, ese día m familia y yo pensamos que no se iba a recuperar, pero hubo un momento en que me miro y yo senti que me conecte con su ser, algo en ella me dijo “yo doy la vida por vos”, eso me sacudió el cuerpo.

Se que los pedidos metafísicos no debemos repetirlos, pero me siento autorizada a hacerlo, pedí la ayuda de los angeles para sanarla, agradecí y me senti segura de que ellos actuarían para ayudarla si es que ese era su destino.

A la mañana siguiente estaba perfectamente de salud.

Desde ese momento mi relación con ella ha sido diferente, yo le hablo y ella se que comprende la intención de mis palabras, y cuando estoy en un lugar que despues descubro que no es bueno para mi, Huilén no para de llamarme y guiarme para que salga de ahí.

No sé si ella podría catalogarse como Shary, lo que si se es que es una gata guerrera y que seguramente su próxima vida la encuentre en otro escalón. Gracias a la autora y a todos sus lectores.

sophielaroutte@…….

Lorena

si aún no has podido contactarte con los Ángeles, Ellos tienen mensajes para tí en este libro, pídelo

Anuncios

4 thoughts on “otro Ángel muy especial”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s