Niños y Adultos cristal-indigos

Índigo y educación, una gran responsabilidad


Índigo y educación, una gran responsabilidad

Estos niñ@s tienen una mayor capacidad para percibir y procesar información, lo que implica que sus maestros (tanto padres como educadores), deben aprender a manejar y canalizar estas habilidades. Como comenta Ivette Carrión, de la Asociación Índigo Universal (AIU) de Perú, es muy importante regresar a los valores más amplios y más elevados del ser humano, transmitir (esencialmente con el ejemplo) altos principios desde muy temprana edad, en la casa y la escuela, ofreciéndoles ambientes de desarrollo integral, no solamente físico e intelectual, sino también emocional, social y espiritual.

Se trata de niñ@s y jóvenes que requieren en su entorno la presencia de adultos emocionalmente estables y seguros. No pueden aceptar un sistema de sociedad que no esté basado en el amor. Estos niñ@s creen en sí mismos/as. Representan un reto para sus padres y educadores. Exigen de nosotros una atención especial y nos piden salir de los esquemas tradicionales de educación. Vinieron para abrir caminos, y nos escogieron para que les ayudemos a ser entendidos y escuchados. Como padres, debemos aplicar algunos principios básicos, ya sea que nuestro niño presente características Índigo o no.

Algunos principios para disfrutar de su compañía

La siguiente lista provee algunos parámetros para convivir armoniosamente con sus hijos/as. Como hemos dicho, que ellos/as sean Índigo o no es irrelevante. Todos los niñ@s son extraordinarios/as, todos/as están en entrenamiento nosotros también y todos, absolutamente todos, necesitamos un trato especial basado en el amor[1].

  1. Aliente al niñ@, fortalezca siempre su autoestima.
  2. Deje que haga las cosas por sí mismo (aún si toma más tiempo, por ejemplo vestirse). Deje que explore solo (dentro de los parámetros de seguridad necesarios). En general, son excelentes autodidactas.
  3. Evite tanto los castigos como las recompensas Nunca recurra a los castigos físicos ni a los gritos. Exija a la escuela que no utilice castigos físicos y/o emocionales (además es ilegal). Los castigos y humillaciones pueden desencadenar graves bloqueos de aprendizaje, traumas emocionales, pérdida de autoestima y depresión. Deje que vean por ellos mismos las consecuencias naturales de sus actos (nuevamente dentro de los parámetros de seguridad necesarios).
  4. Sea firme, pero no dominante. Construya con ellos una relación de amigos y acompañantes en el camino de la vida, no de jefes.
  5. Respétele, sea muy honesta/o con él o ella. Acepte sus propias limitaciones[2].
  6. Con su ejemplo, enséñele el respeto por los demás.
  7. Dedique un tiempo para estar juntos, escúchelo.
  8. Todas las cosas hágalas con él o ella en cooperación, no por obligación. Respete los tiempos en los que él/ella quiere estar solo, respete su privacidad.
  9. No entre en la lucha de poder. ¿Hay conflictos? Pues no insista. Dar lecciones es absolutamente perder su tiempo, actúe y dé ejemplo.
  10. No ceda ante aquel primer impulso agresivo, tranquilícese y concédase un minuto para pensarlo. Si no puede manejar una situación, no dude en pedir ayuda a un profesional de su confianza. Pedir ayuda al mismo niñ@ o joven también resulta muy positivo.
  11. No lo sobreproteja.
  12. Estimule la independencia y la responsabilidad, no tema que ellos se independicen de usted (al contrario, le van a agradecer y valorar por eso).
  13. Intente mantener calma, tranquilidad, seguridad interior. Sus niñ@s lo perciben todo.
  14. No exija siempre, y cuando exija algo, que sea razonable y fundamentado. No se trata de límites, se trata de estándares de vida más elevados.
  15. Nada de favoritismo.
  16. Cuide usted su tono de voz. El grito le hace perder autoridad y respeto.
  17. No dramatice la situación, sea natural y espontáneo.
  18. Diviértanse juntos. Al final estamos aquí uno con el otro para disfrutar y crecer juntos.
  19. No les hable; hable con ellos.
  20. La dulzura atrae dulzura; el mal genio atrae mal genio.
  21. Educar con el ejemplo. Acuérdese: El niñ@ siempre hará lo Ud. haga, aún si no dice nada; y el niñ@ no hará necesariamente lo que le diga, si Ud. no lo hace.

Compilación de Children, the Challenge, Rudolf Dreikur, 1964, Fundación INDI-GO, 2001 y de la psicóloga Maria Renée Molina, Bolivia, 2003.

En sintesis:

– Darles tareas lúdicas.

– Ofrecerles la posibilidad de escoger.

– Proporcionarles responsabilidades.

– Explicarles todo, con mucha honestidad.

– Brindarles siempre cortesía y respeto. Usted recibirá cortesía y respeto; ellos le entenderán y aprobarán.

– Recordar que el cambio siempre comienza con uno mismo.

Se les debe proveer de ambientes que tengan centros de actividades (por ejemplo, el rincón de la pintura, de la computadora, de los disfraces, ), donde puedan tocar, armar, dibujar, coleccionar. Es decir crear espacios que ayuden al orden tanto interior como exterior, y a la auto-disciplina. La cuestión está en el ambiente, el entorno, en el abordaje de relaciones y en nosotros mismos (los adultos), más que en el niñ@.

Índigo y salud, física y mental

Algunos autores dan las siguientes recomendaciones para el mejor desarrollo del niño.

– No se preocupe por su alimentación. Su propio cuerpo le dice lo que debe comer. En caso de que su hijo/a rechace la carne. Las proteínas se pueden encontrar en la soya, trigo, queso, amaranto, nueces, almendras, maní, quinua y maca, entre otras. Su pediatra confirmará que su estatura y peso son normales.

– No debe sobreprotegerlo. Lo más seguro es que su hijo resista las enfermedades mejor de lo que usted puede imaginar.

– Si presenta facultades paranormales como clarividencia, clariaudiencia, telepatía, sueños premonitorios, no tome esto como producto de la imaginación o de enfermedad mental (psicosis, esquizofrenia). Usted deberá estudiar sobre estos temas para poder guiar a su hijo/a y asesorarse con un psicólogo de su confianza entendido en estos temas.

– También puede darse el caso de que presenten una inteligencia, rapidez y/o memoria extraordinaria así como una inusual capacidad para las matemáticas y las computadoras, en este caso su hijo/a se sentirá mejor en un sistema de educación activo alternativo.

– Los niñ@s Índigo no deben ser vistos como entes superiores, sino simplemente como humanos que muestran características que han estado dormidas en la humanidad por largo tiempo.

Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad

En 1996, la doctora Doreen Virtue reporta que en los Estados Unidos sesenta y cinco por ciento de los niñ@s diagnosticados con supuestos Desorden de Déficit de Atención (DDA) y Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad (DDAH) son tratados con una droga llamada Ritalina (clorhidrato de metilfenidato) de una manera excesiva que puede alterar su salud a largo plazo.

El supuesto DDA puede en realidad en el caso de los Índigo ser una sobre atención selectiva creadora y/o el resultado de su gran velocidad para aprender las cosas, por lo tanto se aburren y prestan atención a otras cosas. Pero si están absortos en un tema de su interés, se pueden quedar concentrados por mucho tiempo, lo que demuestra que estos niñ@s no tienen déficit de atención como tal, sino que demuestran una rapidez inusual y una supra-atención[3].

La supuesta hiperactividad puede ser también simplemente la energía normal de los niñ@s en una sociedad cansada y estresada que no soporta las actividades de los niñ@s, sobre todo en un contexto urbano, donde los chicos tienen pocos espacios verdes para desahogarse.

Medicina alternativa y complementaria

Estos niñ@s y jóvenes son muy sensibles a energías sutiles y responden mejor a la medicina alternativa y complementaria que a la medicina alópata. Reaccionan positivamente a la homeopatía, terapias florales (como Flores de Bach), medicina ayurvédica, masajes energéticos (Tui Na), reflexología, digitopuntura (Shiatsu), músicoterapia, Reiki, EMF Balancing Technique, entre muchas otras terapias alternativas y complementarias.

Desarrollo integral

Es necesario proveer un desarrollo integral a estos chicos (y a todos los niños en general); es decir, trabajar todos los niveles de atención:

– En lo físico: actividades como natación, yoga, tai chi chuan u otras artes marciales, o cualquier deporte que le guste de verdad al niñ@ y de ser posible, que no sea competitivo

– En lo mental: actividades intelectuales como filosofía, ajedrez, literatura, informática

– En lo artístico: actividades como danza, música, pintura, cerámica.

– En lo emocional: ofreciéndole estabilidad, afecto constante y amor incondicional. Auto-estima.

– En lo psíquico: proveer técnicas simples de protección y de manejo adecuado de la energía psíquica.

– En lo espiritual: con actividades encaminadas al crecimiento interior, libres de dogmas y sectarismos.

– Y en general, proveer un intercambio diario con la naturaleza, criar mascotas, sembrar y cuidar de plantas

Es de suma importancia escuchar atentamente al niño para saber lo que necesita y no necesita.

Herramientas lúdico-pedagógicas

Los educadores especializados han notado que, sin duda, los niñ@s y jóvenes de la nueva generación actúan de manera netamente diferente a nuestra generación, lo cual representa un reto en el mundo de la educación.

Responden mejor a la educación alternativa y activa, como los sistemas Montessori, Waldorf (Rudolf Steiner), William Kilpatrick, Unipaz (Pierre Weill, Brasil), Superaprendizaje (Jazmín Zambrano, Venezuela), Creática (Natalio Domínguez, Venezuela), y todo sistema de educación que utilice sitemáticamente todas las inteligencias múltiples, respetando la integridad personal.

A lo cual es importante incorporar sistemáticamente la músico-enseñanza, las armonizaciones, el arte, como proceso y fin, los diálogos de saberes, la ética, los valores, la noción de servicio, el yoga[4] , los mandalas, las artes marciales, las bio-técnicas, entre muchas otras herramientas.

Cinco principios para la co-educación de los niñ@s y jóvenes de la nueva generación

– Principio de complementariedad y alternativas prácticas.

– Principio de inclusión y de interculturalidad.

– Principio de desarrollo de inteligencia (versus memorización).

– Principio de valores y ética.

– Principio de bio-educación: tomar en cuenta la parte lúdica de las actividades y el gozo que debe producir el proceso de aprender.

En una palabra, estamos co-creando una co-educación humana para un ser humano integral y digno.

Todo lo anterior será ampliado y explicado en el siguiente libro de la Colección KAYA, Índigo y Co- edu-creación, en el cual hablaremos también de nuevas técnicas para lograr el bienestar integral de los niños y niñas.

Fundación INDI-GO, con la participación de la Dra. Jeaneth Suárez, médica y pedagoga, Ecuador; la Dra. Yolanda León Ruiz, Colombia; y la Arq. Margaret Seleme de Guevara, Bolivia.

Varias especializaciones

Lee Carroll y Jan Tober describen cuatro tipos de niños Índigo, que transcribimos a continuación (cada uno de estos tipos con un propósito definido):

– El Humanista: el primer tipo es el Índigo humanista, quien está destinado a trabajar con las masas. Son los médicos, abogados, profesores, comerciantes y políticos del mañana. Ellos son muy hiperactivos y extremadamente sociables. Hablarán con todo el mundo, siempre en forma muy, pero muy amigable. […].

– El Conceptual: el Índigo conceptual está más interesado en proyectos que en la gente. Ellos serán los Ingenieros, arquitectos, diseñadores, astronautas, pilotos y militares del mañana. […].

– El Artista: el Índigo Artista es muy sensitivo y su cuerpo es pequeño, aunque no siempre. Están más inclinados hacia el arte, son muy creativos y serán los maestros y los artistas del mañana. A cualquier cosa que se dediquen siempre estarán orientados hacia el lado creativo. […].

– El Interdimensional: el cuarto tipo de Índigo es el interdimensional. Son más grandes que los otros, y a la edad de 1 ó 2 años ya usted podrá decirles cualquier cosa y le dirán: “yo ya lo sé”, “yo puedo hacerlo”, o “no me molestes”. Son ellos quienes traerán nuevas filosofías y nuevas religiones a este mundo […].

(Tomado de Lee Carroll y Jane Tober, 2000: 34).

Sin embargo, hemos observado en la Fundación Indi-go muchos otros tipos de niños, cada uno con su variante; reconocemos que el mundo está cambiando y que estos fenómenos se encuentran todavía en investigación a nivel mundial. Algunos investigadores perciben 7, 9 y hasta 12 clases de funciones con la primera generación (Índigo), hasta 7 con la segunda generación (Cristal), y 3 con la tercera.

Los Aymara de Bolivia reportan cinco generaciones, cada una con una función y un entrenamiento especificos (Fernando Huanacuni, 2003, cp, La Paz).

La Dra. Jeaneth Suárez reporta nueve funciones diferentes para los niños Índigo de la primera generación, las cuales son importantes entender para proveer las herramientas de desarrollo integral que requieren el niñ@. Algunas de estas herramientas se pueden encontrar en el capítulo Las Inteligencias Múltiples, en la parte 3 del presente libro, en Perspectivas desde la Educación.

A continuación, copiamos textualmente las nueve funciones estudiadas por la Dra. Suárez.

– Los Mediadores. Son los niños que saben innatamente equilibrar energía, que entran en un lugar y lo equilibran. Son mediadores, diplomáticos. Hablan mucho, sin dificultades. Su acercamiento de aprendizaje está ligado a la inteligencia interpersonal. Su especialidad es desempeñarse en los ámbitos sociales, pueden ser diplomáticos, embajadores, comunicadores, sociólogos o antropólogos muy competentes. Son los hacedores de paz.

– Los Cambiadores. Influyen en el medio; son los que tienen la habilidad de hacer cambiar los conceptos que la gente tiene. Luchan para obtener lo mejor del grupo, son frontales, buscan el cambio, logran el cambio, no necesariamente por la fuerza. Son los líderes, ejecutivos, filósofos.

– Los Educadores. Son los que vienen para enseñar algo, con características esenciales. Son los que siempre están enseñando a otro niño, el típico ayudante del profesor. Dan antes de recibir. Son profesores, pedagogos, facilitadores.

– Los Pensadores. Son los que tienen las ideas y lo dicen de manera precisa para que la gente descubra su valor. Ponen en frases ideales lo que a otro no se le ocurre, descifran lo que la gente piensa y lo dirigen especialmente a la parte espiritual. Su acercamiento de aprendizaje es la inteligencia intrapersonal, la trascendente y la lingüística.

Las 5 otras funciones tienen un carácter más espiritual.

– Los Observadores espirituales. Ven todo y lo condensan en un todo. Son las personas que viendo de afuera pueden decir lo que existe dentro de cada persona y situación, y en qué etapa puede estar.

– Los Sintéticos espirituales. Van de la generalidad a la síntesis. Los que encuentran soluciones a los problemas. Son capaces de saltar/romper paradigmas. Son más callados pero en una sola frase lo dicen todo, pueden descifrar el alma de los demás; con una palabra dicen lo que sienten.

– Los Indagadores espirituales. Están siempre buscando algo más. Saben que detrás de todo hay una causa. Su fascinación: descubrir por qué una persona no da un salto hacia la esencia misma.

– Los Directores espirituales. Son capaces de dirigir a otros hacia un camino especial. Saben acerca de Dios y les gusta hablar a otros de sus descubrimientos. Les encanta hablar de todas las religiones. En los juegos, llevan a los demás a juegos menos violentos.

– Los Emancipadores-Facilitadores espirituales. Liberan a la gente, les ayudan para que tomen decisiones correctas.

Como transversal y en varios grados, es posible que tengan además herramientas psíquicas, potencial médico-terapeuta (sanador) y dones artísticos.

Fundación INDI-GO y Jeaneth Suárez, 2003, Ecuador.

Características en adultos Índigo

En general:

– Son inteligentes pero no necesariamente obtuvieron los mejores promedios escolares.

– Son muy creativos y les encanta construir cosas.

– Siempre preguntan por qué, especialmente cuando se les pide que hagan algo.

– Sienten disgusto y aversión por las tareas que consideran caducas, repetitivas o de memorización.

– Fueron rebeldes en la escuela, cuestionando la autoridad de los maestros o deseaban seriamente ser rebeldes pero no se animaban por la presión de los padres. Adolescencia problemática.

– Pueden haber experimentado muy tempranamente depresión existencial y/o sentimientos de vulnerabilidad, desde sentimientos de tristeza a completa desesperación; pudiendo considerar incluso la opción del suicido.

– Tienen dificultad en los trabajos orientados a tareas serviles, resistencia a la autoridad y a los sistemas de empleo jerárquicos.

– Tienen profunda empatía con otros, pero son intolerantes frente a lo que consideran inaceptable.

fab

Anuncios

1 thought on “Índigo y educación, una gran responsabilidad”

  1. It’s actually a great and useful piece of info. I’m glad that
    you simply shared this helpful information with us.
    Please stay us informed like this. Thank you for sharing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s