Niños y Adultos cristal-indigos

Algunos consejos para padres


Cuando a nuestras vidas llega el término lndigo y nos interesamos por lo que significa, muy pronto reconoceremos, en alguien de nuestro entorno o en nosotros mismos las características de los niños o adultos Indigo.
Los niños parecen adultos en cuerpos pequeños. Piensan y se expresan como adultos y se rigen solo por el sentido común lo cual los lleva a enfrentarse con las reglas absurdas establecidas en la sociedad y preguntarse el porque de cada una de ellas, desafiándolas y generando con esta actitud, desconcierto a su alrededor. Cortate el pelo, no duermas hasta las 12, no uses boina, ser malabarista no es un trabajo, son algunos de los ejemplos de lo que los padres le dicen a sus hijos, y en el caso de los Indigos no logran comprender el porque, y reaccionan con ira por considerarlas injustas e insensatas.

La vida de un lndigo se basa en el AMOR, el RESPETO, la JUSTICIA y debemos ser muy cuidadosos en como hablamos, como pensamos y como actuamos con ellos.
Cuando tenemos un lndigo en nuestro entorno, debemos cuidar cada uno de nuestros actos y de nuestras palabras ya que cualquier actitud sin sentido común o que demuestre incoherencia en nuestra de pensar o actuar será el primer escalón para que nos pierdan el respeto. La mejor herramienta que tenemos para manejar su rebeldía es el pacto.

Aprenden de una forma diferente, mas por la práctica que por el estudio, muchos están diagnosticados con déficit de atención o hiperactividad, pero pueden prestar atención durante horas a aquello que les interesa.
Debemos darles tiempo de calidad y una alimentación adecuada, deben aprender el valor energético de las cosas, ya que las acciones de nuestra vida son un intercambio de energía.
Cuando un niño Indigo en clase es muy molesto o un adulto lndigo tiene permanentemente problemas en el trabajo, a pesar de su gran inteligencia, es para llamar la atención, porque le falta energía que no consigue en su entorno familiar.

Las terapias complementarias como por ejemplo las Flores de Bach, la musicoterapia, la aromaterapia y la EMF Balancing Technique ® permiten equilibrarlos .

Tanto niños como adultos tienen una Misión de vida y podemos vislumbrarla observando en que cosas se interesan. Tienen la capacidad energética de co-crear los recursos para cumplir sus sueños pero no siempre conocen esta capacidad o no saben como aprovecharla.

Los Indigos necesitan encontrar su lugar de pertenencia, donde poder compartir experiencias, hablar de sus vivencias y encontrar su misma frecuencia energética.
Los niños hasta los 10 años se apoyan y nutren de nuestra energía, por tal motivo necesitan de nuestro amor y nuestro tiempo. Los Índigos, en especial, demandan el 100% del amor de su madre, su tiempo y su atención. Estos niños reclaman que su madre deje de trabajar y les preste mas atención, aunque esto implique dejar de lado al resto de la familia. Las madres, los padres y las familias en general, saben que esto no es posible, entonces se preguntan cuál es la solución.

La solución es el tiempo de calidad. Por ejemplo, si lo llevamos a la plaza y mientras él juega, nosotros hablamos con una amiga o por teléfono celular, no le estamos dedicando tiempo de calidad y aunque aparentemente el niño está concentrado en su juego, con su capacidad de hacer varias cosas a la vez estará atento a lo que está sucediendo a su alrededor.
Debemos prestar atención a nuestros hijos, hablar con ellos, preguntarles qué quieren hacer, y no decidir por ellos las actividades que deben realizar.

Hay que recordar que si el flujo de energía proveniente de su entorno, no les alcanza, buscarán otra compañía, y debemos considerar a la adicciones como una posible compañía.
Si a nosotros no nos gustan los gritos, las palizas, el maltrato, el menosprecio, y tampoco nos gusta que nos juzguen, entonces ¿porque gritamos, pegamos, maltratamos o juzgamos a nuestros hijos?
Los Índigos, y cualquier niño en general, son muy sensibles, y todas estas actitudes ayudan a aumentar su falta de atención, el niño tiende a aislarse en estas situaciones desagradables, y luego liberar su ira donde se desenvuelve habitualmente, principalmente en la escuela.

Para poder analizar el tiempo que le dedicamos a nuestros hijos, es conveniente llevar un cuaderno de ruta. Comenzaremos por anotar todo lo que hacemos en las dos primeras horas de cada día, y luego haremos un pequeño resumen de actividades. Trasladaremos este esquema a una semana de nuestra vida, y analizaremos cuánto tiempo le dedicamos a trabajar, comer, ver televisión, a estar con nosotros mismos o disfrutar lo que nos gusta, a estar con nuestros hijos y a realizar con ellos actividades no impuestas por nosotros, sino que los motiven y les permitan expresar su mundo interior. Revisen los resultados recordando que un Índigo necesita el 100% de nuestro tiempo.
Un Índigo es AMOR, y el amor es energía. Todos los niños, Índigos o no, necesitan de la energía del amor para crecer sanos y fuertes, entonces debemos dedicarles tiempo para hablarles, escucharlos, acariciarlos, mirarlos a los ojos y compartir con ellos nuestro AMOR.

Patricia Marin

Hasta la próxima
Un abrazo de Luz
Marianela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s