CONFIAR


¡ Que tu sí sea Sí y tu no sea NO !
Esta es una frase utilizada por todo tipo de personas e históricamente puede tener sus orígenes en el principio de los tiempos.

La CONFIANZA es un tema tan presente como lo puede haber estado siempre, pero ahora …

Hay quien pone en duda la confíianza en sus gobernantes, en sus “amigos”, en sus colegas, en sus vecinos,… incluso en su familia.

Una amiga me decía que ella podía confiar en alguien una vez y que después se perdía esa confianza si la otra persona no respondía a lo acordado.

Mi experiencia de esta semana: mi necesidad era saber cómo mejorar ( ¿Verdad que esto es lo que nos sucede a todos, todos los días, en cada momento? )

– Otra amiga me escribió dándome su opinión sobre los fallos que había encontrado en el funcionamiento de este sitio en Internet y además varias posibilidades para subsanar esas carencias.

– Otra persona, que me tiene confianza, me pide datos y me señala ciertas fallas.

– Otra me dice que todo es muy bueno, pero no se apuntó.

– Otra, que sí se apuntó, me dice que es excelente.

¿Quizá ustedes están pensando que voy a valorar su actitud? ¿Si la valorara usted, con quién se quedaría?

Sin importar lo que se desee o los medios que se quieran poner, lo que deseamos es mejorar. El bandido quiere ser mejor bandido, el amante quiere ser mejor amante, … Y así dependiendo del fin que se persiga.

Pero todo esto deja de ser importante, cuando se va a la esencia, y ahí está la Confianza: ¿En quién confiar? ¿Confianza plena, en todo? ¿Confianza parcial?.

Esta semana he aprendido que hay varios tipos de confianza:

– la confianza que me ofrecen los demás y la que tengo en mí.

– y la Confianza, con mayúscula, que es única en mí. Que es esa que ni cuestionamos, porque damos por hecho que es así, que no podría ser de otra manera, y que es la acción basada en las Leyes Universales. Lo que llamaríamos la Voluntad Divina.

¿Qué ser humano puede tener tal confianza en los demás y en él mismo, como para ver en TODO la Voluntad Divina, para Confiar?

Aquí tuve la ayuda de la imagen de un bebé en brazos de su madre. ¿Qué ser puede tener mayor confianza en otro ser, sino un niño en su madre? ¿Quién no alberga la menor duda de que ese ser del que depende va a solucionar su necesidad?

Ahora entiendo: ” ¡ Tenéis que ser como niños para entrar en el Reino de mi Padre ! ”

Cuando yo he Confiado, y el “amigo” me ha fallado otra vez, no he acabado triste o con coraje, y al “amigo” le puedo dar otra “oportunidad”, si eso es lo que deseo, porque será una nueva ocasión de fortalecer mi Confianza.

Ahora, si ese amigo, o yo mismo falto a la confianza que depositan en mí, lo que ocurre es que estoy poniendo a prueba la capacidad de Confiar de los demás, o sea, estoy tentando a los demás; me convierto en aliado de la Oscuridad.

Gracias a la Oscuridad puedo crecer en la Luz.

Pero elijo ser fuente de Luz, que peldaño de Oscuridad.

Elijo ser Alegría. Elijo ser Confianza.

Elijo manifestar el Amor.

¡ Que tu sí sea SÍ y tu no sea NO !

Ángel Luis Morales López

Director
Mente Activa Siempre

Gómez Farias 12 A
Colonia Centro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s